Inicio arrow Encuentros arrow El encuentro de IEPALA pone el nfasis en la necesidad de una educacin crtica para la cooperacin

El encuentro de IEPALA pone el nfasis en la necesidad de una educacin crtica para la cooperacin

mircoles, 07 de marzo de 2012
El FAMSI coordina el taller de formación en Cooperación Internacional en Europa que concluye con un texto para el replanteamiento de los términos, acciones y métodos de los que hace uso Europa y aprender de lo que está poniendo en práctica el Sur. Así mismo, el grupo de trabajo incidió en la importancia de abandonar el eurocentrismo y “entender que la compresión de la realidad tiene que ser holística”.

Reflexiones, debates y análisis se dieron cita en el II Seminario de Educación Crítica para la Cooperación al Desarrollo que congregó a representantes de redes, organizaciones y movimientos sociales; académicos, estudiantes, así como de la sociedad civil en general llegados de América Latina, África, Asia y Europa. Este encuentro, organizado por IEPALA, Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África, partió de la idea de crear un espacio de intercambio de diferentes visiones y realidades sobre el presente y futuro de la formación que sobre la cooperación se ofrece actualmente en centros educativos.

Tomando como referencia una crisis económica que lleva años instalada en los países del Sur, y que acaba de aterrizar en Europa y Estados Unidos con otros componentes (crisis financiera, social, de valores...), este seminario se propuso como objetivos en primer lugar el análisis y formación para un cambio transformador, tanto del desarrollo como de la cooperación al desarrollo de los pueblos del Sur y, en segundo lugar, el papel que han de cumplir los centros de investigación y estudios y la sociedad civil organizada en esos procesos.

La primera ponencia del Seminario estuvo a cargo de Rémy Herrera, economista e investigador radicado en Francia con una amplia trayectoria en países del Sur y una especial vinculación con América Latina. En el actual contexto de depresión, Rémy Herrera afirma que "tenemos que empezar a buscar soluciones radicales para una época post-capitalista".

Durante su ponencia ¿Qué desarrollo y qué cooperación? afirmó que estamos ante una crisis sistémica que genera cada vez más expresiones de protesta en la sociedad. En este momento, cuando muchos países comparten problemáticas económicas y sociales, Rémy Herrera apunta que es la hora de "unirnos, ya que nuestras luchas (las del Norte y las del Sur) son las que nos van a hacer sobrevivir frente este sistema moribundo", refiriéndose al sistema capitalista. Añadió que esta unión de solidaridad entre pueblos, es desde donde debe partir la "cooperación al desarrollo" y no desde el ofrecimiento del Norte al Sur "de soldados y armas".

En este sentido, señaló, "la consolidación de esta unión se hace por medio de la apertura de espacios democráticos donde se pueda hablar sobre ’problemas reales sin miedo a la discusión’". Según Rémy, hasta el día de hoy, "se han hecho muchas barbaridades en nombre de la democracia" cuando no es algo real porque no se permite a la gente participar, discutir e incidir en las decisiones políticas relevantes. Puso como ejemplo la firma del Tratado de Lisboa que, considera, atenta directamente contra los servicios públicos y se pregunta cuánto tiempo vamos a esperar para abrir el debate sobre este asunto. Una interrogante que dejó a la reflexión de los presentes en la sala.

La ponencia de Rémy Herrera dio paso a un debate en el que se contó con las intervenciones de Pablo de la Vega, de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (PIDHDD); Antonio Tujan de IBON Foundation (Filipinas); Diana Senghor del Instituto PANOS de África Occidental y Pedro José Gómez de la Universidad Complutense. Éste último, se sirvió de la frase de Ortega y Gasset, "No sabemos lo que nos pasa y eso es lo que nos pasa", significativa a su criterio para explicar el momento en el que se encuentra la cooperación al desarrollo.

Según Pedro José Gómez, vivimos en una coyuntura que lejos de haber tambaleado al capitalismo, ha afianzado su lógica tradicional. Los rescates económicos o la contracción de deudas de los países del norte indica que son un claro ejemplo de la imposición de medidas neoliberales en el contexto actual. Por este motivo, Pedro apunta que es fundamental que la educación al desarrollo haga una labor de "deslegitimar la injusticia de la economía y de promover una búsqueda de alternativas".

La visión del Sur

Desde la perspectiva de América Latina, Asia y África se hizo hincapié en el tipo de democracia que debe existir. Según Pablo de la Vega "para una democracia realmente representativa debemos enfrentar los instrumentos hegemónicos de control del poder establecido". Mientras que Antonio Tujan afirmó en que "a acción civil colectiva es clave para impulsar cambios en la solidaridad, transformación social y participación democrática". El punto de vista africano fue aportado por Diana Senghor quien considera que las agencias de cooperación de los países del norte "se han convertido en nuevos aparatos de colonización y control hacia el Sur".

De las TIC a las TEP

La cooperación al desarrollo se va trasformando, modificando y adaptando a las nuevas realidades. Por este motivo, en el contexto actual de crisis, es fundamental hacer una revisión y análisis sobre la formación que se está realizando en la materia de cooperación al desarrollo. Oscar Jara, director General del Centro de Estudios y Publicaciones Alforja en Costa, invita a reinventar las organizaciones, las relaciones entre organizaciones y sociedad civil, así como la necesidad de recuperar el espíritu asociativo. Del mismo modo, incide en la importancia de sistematizar las experiencias que se están realizando en campo de la cooperación al desarrollo.

En esta nueva forma de "reinventar la formación” en cooperación, Oscar Jara admite que es importante "pasar de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) a las TEP (Tecnologías de Empoderamiento y Participación)". Asimismo recordó, que hoy es necesario que “pasemos del grupo meta-beneficiarios a protagonistas". Apoyado en frases y pensamiento de Raul Leis y Paulo Freire, reconocidos educadores populares nacidos en América Latina, Oscar Jara afirmó que es necesario tener sueños y aseguró que la "esperanza es una virtud, el problema es esperar sin esperanza".

La descolonización del pensamiento

Una de las ponencias más esperadas durante este Seminario fue la intervención del sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos que habló sobre Descolonización de pensamiento, movimientos sociales y cooperación internacional. A lo largo de su ponencia, hizo hincapié en la necesidad de "descolonizar las ciencias sociales, y en particular, descolonizar el pensamiento y la visión ‘occidentalista y colonialista’ del mundo". De esta manera, dice Boaventura de Sousa, sería poder llegar a entender que hay otras perspectivas y referencias más allá de Occidente. Según el investigador, la "cultura europea se presenta como una teoría universal, cuando existen otras teorías del mundo y de la vida generadas en otros lugares del mundo". Sentenció que "después de cinco siglos de enseñar al mundo, Europa ya no no tiene que enseñar y lo peor es que su visión colonialista le ha hecho perder la capacidad de aprender".

Boaventura, quien se ha autocalificado como un "trágico optimista", apuesta por la necesidad de crear un pensamiento alternativo con el fin de "descolonizar, desmercantilizar y democratizar". La creación de esta propuesta sólo será posible si unimos la lucha anticapitalista con la lucha anticolonial, indicó.

Reflexiones y conclusiones

Propuestas y una mirada hacia el futuro. De esta manera los grupos de trabajo formados el día anterior clausuraron el Seminario. Uno de los temas en los que todos los integrantes de estos grupos coincidieron fue en indicar la importancia de revisar y analizar la cooperación al desarrollo. Desde el grupo de América Latina se apostó por recuperar lo que está bien y descartar aquellos que no sirve. En África esta revisión se debe hacer sobre las informaciones que cada día vierten organismos internacionales, como el Banco Mundial o el PNUD. Para ello se propuso "crear redes de investigadores independientes con el fin de obtener otros datos que no estén sujetos a los intereses políticos y económicos de los Estados".

Con respecto al grupo de Asia, mostraron dos perspectivas diferentes y opuestas de ver la cooperación al desarrollo, como en el mismo mundo real. Una de ellas, se basó en la defensa de una cooperación en donde existe una corresponsabilidad e intercambio de experiencias entre las personas. Mientras que la otra visión se fundamentó en la idea de que el Norte debe de enseñar a los países del Sur técnicas y herramientas para que logren conseguir su propio desarrollo, generando, como no, mucha polémica.

Por otro lado, el grupo de Europa comenzó sus conclusiones llamando la atención sobre las pocas personas que habían asistido a este taller, a diferencia de la gran afluencia que tuvieron los otros. Se afirmó que para cambiar el mundo, es importante "empezar por lo más cercano". Para ello, aconsejaron que es necesario saber que lo que está pasando en materia de cooperación al desarrollo en la Unión Europea: "En estos ámbitos ya no se habla de desarrollo, sino de crecimiento económico", dijo Susana Daag, representante de CIFCA (Iniciativa de Copenhague por Centroamérica y México), con sede en Bruselas. Desde este grupo se ha propuesto replantear los términos, acciones y métodos de los que hace uso Europa y aprender de lo que está poniendo en práctica el Sur: "Tenemos que abandonar el eurocentrismo y entender que la compresión de la realidad tiene que ser holística".

Este II Seminario de Educación Crítica para la Cooperación al Desarrollo nos deja una larguísima lista de puntos a tratar, asuntos a reflexionar y analizar así como muchos aportaciones y perspectivas a tener en cuenta en el camino que nos queda por recorrer hacia un verdadero trabajo en colaboración entre los pueblos, partiendo siempre -como dijo Boaventura de Sousa Santos- desde la autodeterminación, la igualdad y la libertad de pensamiento.

Fuente: IEPALA