· Publicado en Educación para el Desarrollo

Jóvenes andaluces junto a autoridades locales debaten sus propuestas para la "Carta Europea contra el desperdicio de comida" para llevarlas a la Expo de Milán

Jóvenes andaluces junto a autoridades locales debaten sus propuestas para la "Carta Europea contra el desperdicio de comida" para llevarlas a la Expo de Milán

Alumnado, profesorado y autoridades locales se reúnen para discutir sobre compromisos y propuestas a favor de nuevos modelos de consumo más sostenibles y responsables, en el marco del proyecto 'Don't waste our Future', una iniciativa europea de trabajo con socios de Italia, Chipre, Portugal, Bélgica, Francia y Reino Unido, a los que se suma Andalucía a través del FAMSI

El grupo de trabajo andaluz, en el que están representados Institutos de Enseñanza Secundaria de las provincias de Sevilla, Jaén y Huelva, debate en San José de la Rinconada cuáles serán las propuestas que incluyan en su propuesta de Carta Local, y que después serán elevadas a la reunión que tendrá lugar en el marco de la Expo de Milán, los días 21 y 22 de octubre, en el 'I Foro Europeo de Jóvenes y Autoridades Locales'. A la cita italiana acudirán más de 200 representantes de los siete países participantes en el proyecto, donde defenderán cada una de sus "cartas locales". En estas dos jornadas, los/as jóvenes pondrán en común sus propuestas y debatirán aquellas que deberán formar parte de una "Carta Europea Don't waste our Future", un manifiesto conjunto de jóvenes y autoridades locales de ámbito europeo para promover la reducción del desperdicio de comida y el derecho global al alimento.

En el caso de Andalucía, cinco centros educativos de Educación Secundaria y cuatro ayuntamientos se reúnen para debatir su "Carta Local" en el IES Carmen Laffón del municipio de San José de la Rinconada, que participa en el proyecto junto a los IES Torres de los Herberos y Olivar de la Motilla, en Dos Hermanas (Sevilla), CES Alfonso XI, en Alcalá la Real (Jaén) y el IES Vázquez Díaz, en Nerva, (Huelva). El encuentro reunirá a todos/as los jóvenes, profesorado y autoridades locales seleccionados para viajar a Milán, junto a los facilitadores y el equipo de coordinación del FAMSI. En el taller, los más de 20 integrantes del equipo de trabajo debatirán las conclusiones de las diferentes jornadas de capacitación, en las que han concretado acciones para desarrollar en el ámbito local para prevenir el enorme desperdicio de comida que se genera cada año en el mundo. 

Esta misma dinámica es la que han seguido los grupos de trabajo en los países socios, para llevar a la Expo de Milán la Carta Europea 'No desperdicies nuestro futuro 2015', un documento que los/as propios/as jóvenes presentarán ante responsables políticos e institucionales de los Gobiernos de procedencia de los socios, las organizaciones socias del proyecto y la Comisión Europea. El proyecto está liderado por el Fondo de Entidades Locales para la Cooperación Descentralizada y el Desarrollo Humano Sostenible, FELCOS Umbría, y como objetivo general se propone mejorar la comprensión crítica, la responsabilidad y la implicación de la juventud en relación con un derecho fundamental: el derecho al alimento.

Las cifras explican la urgencia de una campaña mundial en contra del desperdicio de comida: cada año, se desecha un tercio de la producción global de alimentos, lo que significa 1,3 billones de toneladas de comida perdida en toda la cadena de valor alimentaria. Mientras que 805 millones de personas pasan hambre y malnutrición, un tercio de los productos alimenticios son abandonados en los campos o arrojados a cubos de basura y vertederos.

Ya que el hambre no es el resultado de la ausencia de alimentos sino de la falta de equidad en el acceso a ellos, y la seguridad alimentaria solo se cumple cuando todas las personas, en todo momento, tiene acceso físico y económico a alimentos suficientes, seguros y nutritivos que cumplan las necesidades de su dieta, el desperdicio de comida pone en peligro el derecho a la alimentación y la garantía de una nutrición adecuada para todos/as. A ello se unen las consecuencias ambientales y perjudiciales para la salud.

Esta realidad es la que quiere frenar la Carta Europea contra el Desperdicio de Comida, implicando a jóvenes y autoridades locales en su prevención, desde el ámbito local pero con impacto global.

Secciones