· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

'Identificar el financiamiento para un cambio incluyente', un propósito de los gobiernos locales ante la Conferencia Hábitat III

'Identificar el financiamiento para un cambio incluyente', un propósito de los gobiernos locales ante la Conferencia Hábitat III

"El financiamiento del crecimiento urbano sostenible es el reto del milenio y la construcción de la Nueva Agenda Urbana debe contemplar el uso planificado de los recursos y la interacción entre actores para garantizar el financiamiento local". Esta afirmación resume el contenido de la Declaración fruto del trabajo realizado en la Conferencia Temática hacia Hábitat III "Financiar el desarrollo urbano", celebrada en la Ciudad de México del 9 al 11 de marzo.

Los gobiernos locales toman la palabra en el debate internacional preparatorio de la Cumbre Internacoinal Hábitat III. El documento afirma que la financiación de la urbanización sostenible, "como uno de los retos más importantes que la Humanidad debe afrontar, implica fortalecer a las administraciones locales, metropolitanas y regionales y sus socios de los sectores privado y social, para abordar las necesidades crecientes de la población, orientadas a la calidad de los servicios e infraestructuras, de un modo equitativo e incluyente".

La Nueva Agenda Urbana, afirma el documento, "debería activar las reglas y regulaciones adecuadas, los recursos humanos cualificados, las estrategias y herramientas para planificar y actuar, asegurando el acceso adecuado a financiación en el nivel local, regional, nacional e internacional".

La Declaración final subraya la necesaria interacción entre actores para garantizar el financiamiento local y amplía los presupuestos ideológicos que sustentan esa afirmación:

  1. Las ciudades, ya sean pequeñas o grandes, son socios responsables.
  2. El desarrollo local debe enfocarse en fortalecer la economía local.
  3. La innovación debe ser apoyada desde el nivel local.
  4. El derecho a la ciudad, a las asociaciones y a la gobernanza.
  5. Mejor articulación a escala macro, meso y microeconómica.
  6. La Nueva Agenda Urbana con un enfoque holístico y a la medida.
  7. Hábitat III debe ser una agenda centrada y orientada a la acción.

La declaración plantea once motores para impulsar un cambio en el desarrollo urbano: 

1) Descentralización fiscal y financiera: Las ciudades son fuentes de producción de riqueza que no siempre es reflejada en la infraestructura de sus servicios, por lo que la descentralización se vuelve necesaria para la distribución equitativa de los recursos para emplearlos en el desarrollo urbano.

2) Los recursos endógenos y el financiamiento basado en la tierra: Es necesario que las ciudades sean cada vez menos dependientes de los recursos de otros niveles de gobierno y fortalecer su financiamiento endógeno mediante la gestión tributaria y la captación de plusvalías.

3) Acceso a la banca, los mercados de capital y la intermediación financiera innovadora: Los créditos son “deben manejarse de manera responsable e invertirse en infraestructura productiva, que genere valor a la ciudad.

4) Promoción de inversiones del sector privado y nuevas alianzas: La creación de alianzas y las asociaciones públicos privadas deben son instrumentos para el desarrollo urbano, sin embargo debe mejorarse el marco regulatorio para su establecimiento.

5) Empoderamiento financiero, construcción de capacidades, transparencia y rendición de cuentas: Es necesario mejorar las capacidades técnicas e institucionales de los gobiernos locales para mejorar la gestión de sus finanzas, así como la implementación de programas para la rendición de cuentas.

6) Finanzas metropolitanas y coordinación intra e intermunicipal: La coordinación metropolitana e intermunicipal para la oferta de servicios y construcción de infraestructura, representa un esquema que permite un aprovechamiento óptimo de los recursos.

7) Economía y finanzas sociales y solidarias: El apoyo a estructuras económicas sociales y la integración de grupos sociales y cooperativas, genera una economía incluyente y promueve la construcción de espacios de participación.

8) Economía informal y los nuevos patrones de producción y consumo: es conveniente aprovechar y difundir esquemas sociales de ahorro y financiamiento como las cooperativas y el ahorro solidario, o aprovechar las nuevas posibilidades que las tecnologías de la información nos ofrecen para promover esquemas de financiamiento masivo o “crowdsourcing”.

9) Financiamiento climático y resiliencia: Se plantea la necesidad de promover economías basadas en la baja producción de emisiones de gases de efecto invernadero y de construir instrumentos financieros faciliten la transición hacia una economía sustentable.

10) Producción de social de hábitat y derecho a vivienda digna para todos: Es necesario mejorar las condiciones de vivienda para la población, que cuente con condiciones óptimas de acceso a los servicios urbanos.

11) Gobiernos locales y regionales como actores globales: La vinculación entre gobiernos locales en un esquema horizontal facilita la interacción y la construcción de soluciones y estrategias de frente a la Nueva Agenda Urbana. 

Esta declaración será presentada en la Conferencia de Hábitat III que se celebrará en Quito, en octubre de este año. Con ella, se ratifica la voluntad de los gobiernos locales de impulsar acciones conjuntas para mejorar sus condiciones de desarrollo.

Descargar archivos adjuntos:

 

 

 

  

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones