· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

La carta Europea contra el desperdicio de comida se redactará en el marco de la Expo Milán 2015 a través de un foro de jóvenes y autoridades locales

La carta Europea contra el desperdicio de comida se redactará en el marco de la Expo Milán 2015 a través de un foro de jóvenes y autoridades locales

El proyecto 'Don't waste our Future', una iniciativa europea de trabajo con socios de Italia, Chipre, Portugal, Bélgica, Francia y Reino Unido, a los que se suma Andalucía a través del FAMSI, participará junto a más de 200 representantes en el 'I Foro Europeo de Jóvenes y Autoridades Locales' de la Expo de Milán 2015.

Durante los días 21 y 22 de octubre se llevará a cabo este encuentro en el que se discutirá sobre compromisos y propuestas a favor de los nuevos modelos de consumo más sostenibles y responsables para que entre todos a través del trabajo que se realice en talleres participativos guiados por mediadores se llegue a un acuerdo sobre propuestas comunes a recoger en la Carta Europea 'Don't waste our Future', un manifiesto conjunto de jóvenes y autoridades locales a nivel europeo para promover la reducción del desperdicio de comida y el derecho global al alimento.

Este manifiesto se presentará en Milán frente a representantes de diferentes instituciones europeas. Desde Andalucía, con la participación del FAMSI, el trabajo previo ha ido creando una propuesta definitiva de trabajo a través de un encuentro de jóvenes profesores y autoridades locales en el IES Carmen Laffón donde se han concretado propuestas para una Carta Local que se llevará a a cabo en Milán para presentar junto al resto de países.

El manifiesto resultante del encuentro en Italia quiere poner de manifiesto el desperdicio de alimento que se lleva a cabo en la Unión Europea con más de 89 millones de toneladas.

Junto al Foro de la Juventud se celebrará en paralelo la reunión de autoridades locales, un foro de discusión e intercambio de experiencias entre las autoridades locales europeas para identificar estrategias y prácticas para orientar las políticas locales y nacionales contra el desperdicio de alimentos y promover acciones concretas en respectivos territorios en 7 países involucrados en el proyecto. En particular, las prácticas utilizadas en la cadena de distribución y la restauración y el comportamiento del consumidor. El proyecto pretende tener un impacto positivo sobre el derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria en los países en desarrollo. Las acciones también incluyen una campaña contra el desperdicio de alimentos que se llevarán a cabo en las escuelas de los países involucrados.

El proyecto ya ha involucrado a unos 40 centros de enseñanza secundaria en Europa (160 profesores y 1.400 alumnos) y en una segunda fase estará involucrado escuelas primarias. El objetivo es hacer que los jóvenes agentes responsables del cambio en el contenido de residuos de alimentos y la interconexión con las cuestiones más amplias del derecho a la alimentación, la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, el proyecto tiene como objetivo sensibilizar a las autoridades locales de las áreas involucradas (por lo menos 5 entidades para cada territorio, para un total de 100 participantes agradables entre los políticos y expertos) sobre el papel que pueden desempeñar en la educación de los ciudadanos y en la promoción de acciones concretas y buenas prácticas contra el desperdicio de alimentos.

De acuerdo con estimaciones de la Comisión Europea, en Europa cada año se desechan 179 kg per cápita. Muchos estudios muestran que en la UE la mayor parte de los residuos de alimentos se produce a nivel de hogares (aproximadamente el 43% del total de residuos de alimentos de la UE). El enorme desperdicio de alimentos, alrededor del 30% de la producción mundial de alimentos, está caracterizando a nuestra sociedad como un obstáculo práctico a la lucha mundial contra el hambre y la pobreza, tanto en Europa como en los países con graves problemas de desarrollo, la pobreza y la seguridad alimentaria. Esta tendencia vergonzosa afecta no sólo el derecho a la alimentación de millones de personas, también causa pérdida innecesaria de valiosos recursos naturales finitos, como la tierra, el agua y la energía, que se utilizan en las diferentes etapas de la cadena de producción de alimentos.

Los desperdicios de alimentos no tienen sólo consecuencias éticas, económicas, sociales y nutricionales, también tiene efectos graves sobre la salud y el medio ambiente a nivel mundial. Dos terceras partes de los productos ofrecidos por la naturaleza, como la tierra fértil, agua y aire limpio están disminuyendo: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y las tendencias demográficas son los umbrales que se acercan más allá del cual las consecuencias para la sociedad y el medio ambiente pueden ser irreversibles. Estos retos deben abordarse dentro de cada región y entre las regiones junto a la participación de todos los diversos públicos, privados, asociativos, y todos los ciudadanos, empezando por los más jóvenes.

 

¡¡Reserva la fecha!!

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones