· Publicado en Educación para el Desarrollo

Jóvenes de FP de Cocina y Gastronomía de la Subbética cordobesa se forman en prácticas de consumo responsable

Jóvenes de FP de Cocina y Gastronomía de la Subbética cordobesa se forman en prácticas de consumo responsable

El 1 de octubre ha tenido lugar en el municipio de Priego de Córdoba, el primer taller sobre Consumo Responsable con los/as jóvenes de Formación Profesional en Cocina y Gastronomía del IES Carmen Pantión. La formación ha finalizado con una práctica de cocina de aprovechamiento, en la que han aplicado las 4R (Reducir-Reutilizar-Reciclar-Recuperar) para generar la mínima cantidad de residuos y desperdicios en la cocina.

La mañana finalizó con la visita al ayuntamiento, donde representantes del FAMSI mantuvieron una reunión con la alcaldesa del municipio, María Luisa Ceballos Casas,  Mercedes Sillero Muñoz, concejala de Participación Ciudadana, y Encarnación Valdivia Barea, concejala de Educación.

Esta iniciativa pretende mejorar la comprensión crítica y el sentido de la responsabilidad de jóvenes (del sector de la hostelería y restauración) y de la ciudadanía y autoridades locales en relación con el desperdicio de alimentos para fomentar modelos de consumo más responsables, así como prevenir y reducir el desperdicio de alimentos a través de un cambio de hábitos en el consumo.

Se entiende como desperdicio alimentario el conjunto de productos alimenticios descartados de la cadena agroalimentaria por razones económicas, estéticas o por la proximidad de la fecha de caducidad, pero que siguen siendo perfectamente comestibles y adecuados para el consumo humano y que, a falta de posibles usos alternativos, terminan eliminados como residuos.

El despilfarro de alimentos ha adquirido unas dimensiones tales que debe considerarse un problema de alcance mundial que afecta a todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, desde el campo hasta la mesa. La Comisión Europea estima que cada año se desaprovechan en el mundo más de 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir, 1/3 de lo que se produce

El origen de este problema reside, en buena medida, en los modelos actuales de producción y consumo, y en los hábitos de las personas consumidoras, que a menudo no disponen de un adecuado conocimiento y comprensión de las consecuencias que genera este importante problema de despilfarro de recursos básicos. Pero también de toda la cadena de producción-distribución-consumo. Por otra parte, a día de hoy, 795 millones de personas pasan hambre en el mundo uno de cada cuatro niños sufre desnutrición crónica. 

Estos problemas son universales y están interconectados y sólo pueden ser afrontados desde el compromiso cooperativo de todos los actores públicos y privados, junto con toda la ciudadanía y, de forma especial, con la participación de toda la población joven del Planeta. Es por ello que el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI) pone en marcha el proyecto “Sensibilización contra el desperdicio de alimentos y para la promoción de hábitos alimenticios responsables dirigido al sector de la hostelería y a la ciudadanía en general”, con la colaboración de la Diputación Provincial de Córdoba.

El 16 de octubre tendrá lugar el segundo módulo de la formación y en el mes de noviembre se celebrará un acto público en la localidad como cierre de la actividad

 

Con esta actividad queremos contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

 
Objetivo 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

 
Objetivo 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

 
Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

Secciones